Creoenti


Callaré en silencio con el despertar de aquel que dio su vida por mí. El único quien me amó, me ama y amará por siempre tal cual soy. Con la esperanza de enderezar un camino turbio y redimiendo cada parapeto de mi vida.

En el creeré desde lo más profundo de mi ser, porque sin él, mi voluntad no tendría sentido y a pesar de mil elucubraciones de mi vida, cerrando mis ojos llegare a la única conclusión sensata, Dios me ama y es lo único que importa. Dios te ama y hoy es momento de disfrutarlo.

Autor: Alejandro Larco