Valla manera de comenzar a escribir un artículo con un título tan divergente.

La idea de estas letras es compartir un pensamiento super poderoso para todas esas personas que, en este preciso momento, están pasando una dificultad sin la esperanza de poder tener un mejor mañana. Desolados, tal vez. Sin ánimo, ni voluntad y podríamos seguir dedicando una gran lista de sentimientos fluctuosos. Pero no es la idea de este mensaje.

La idea principal es que, de una manera minuciosa, tocar el corazon de esa verdadera persona que realmente necesita encontrarse a sí misma. Con el único objetivo de que aquella gota, que parecía caer del mismo cielo tormentoso, pudiera convertirse en la gota esperanzadora de una vida totalmente diferente. Si eres de esas personas, este articulo está dedicado exclusivamente para ti.

Siéntete feliz, porque en alguna parte del mundo, alguien piensa en tu bienestar. No estás solo/a.

Entonces:

Sea cual sea el motivo que te tiene arrastrando una cadena super pesada, convirtiendo tus pasos en desgarros internos. Sea cual sea el motivo, quiero que tomes un minuto en silencio, y encuentres la desesperación, en ese vacío interno, y halles aquellas sensaciones extrañas que te hacen olvidar lo realmente importante. La vida. Tu vida.

Estoy seguro de que, en ese minuto, podrás encontrarte a ti mismo, y a la vez aquello por lo que naciste. Y por consecuencia, le darás sentido a este artículo titulado. Sin título.

Porque lo realmente importante no es el título, es la valentía de ponerse de pie, y en el silencio de tu habitación encontrar ese titulo diseñado exclusivamente solo para ti.

Tu esencia, y tus ganas de vivir.

Escrito por Alejandro Larco