Hoy por ti, corazón.

Hoy_por_ti_corazon

En este preciso momento, solo deseo hablarle a mi corazón que, desde hace un tiempo, no ha dejado de latir vigorosamente. Sin el miedo de poder expresar lo que algún día fue y será.  Son tus latidos que siempre me ha mantenido a pie, mostrándome por donde debía caminar.

De manera que, en el día de hoy deseo entregar esa libertad que trae consigo la tranquilidad, de permanecer de pie bajo las sombras de un corazón virtuoso dispuesto a entregar hasta lo mas profundo de su sentir.

Y así será, en la unión del latir y por siempre permanecerás a mi lado. Hasta la última gota, de tu asombroso ser. ❤

 

-Alejandro Larco

Anuncios

Los errores del pasado, un obstáculo impredecible:

Esta claro que en mas de una ocasión, solemos pensar que la verdad saldrá a la luz tarde o temprano, y que la justicia divina se encargará de poner en orden las malas decisiones tomadas anteriormente.

girl-2786277_1920

¿Y porque pensamos de esta manera?

Es muy simple, y es porque no tenemos la valentía de aceptar nuestros propios errores, dejando a otros la responsabilidad de redimir algo que hicimos nosotros.

¿Ejemplo?

Errores añejos de un padre, sin dejarlo dormir por las noches, buscando excusas que lo libere de la responsabilidad y diciendo que Dios pondrá todo en su lugar. “Que su orden llegará, sin buscarlo”.

Y puede ser que esto sea así, en parte ¿pero de verdad debemos dejar esta responsabilidad a Dios? Algo que hicimos nosotros, ¿debemos delegarla a un ser divino?

Puede ser que esto nos ayude a liberar un poco nuestra conciencia. Pero no nos ayudara en absoluto, el curar heridas causadas por nuestras acciones. Y si Dios pudiese hablarme, estoy seguro de que me diría que enfrentara cada error cometido, y así él, podrá encargarse del resto.

Este es mi humilde pensamiento reflexivo, para ustedes.

Enfrentar nuestros propios obstáculos, puede librarnos del más despiadado pensamiento. Y es por eso por lo que Dios quiere, que la firmeza de tus pasos comience a formar parte de tus hábitos, y virtudes. Y aunque cada obstáculo cometido por tus propias acciones sea impredecible, tú puedas tomar decisiones inteligentes intentando hacer algo bueno, no solo por tu vida, si no por la vida de las personas que te rodean.

Se valiente, se fuerte y aprende a caminar con firmeza. Tu futuro dependerá de la decisión que tomes hoy.

 

Autor: Alejandro Larco / Escritor de un Camino Dulce

Dios te ama ¡No lo olvides!

Creoenti
Callaré en silencio con el despertar de aquel que dio su vida por mí. El único quien me amó, me ama y amará por siempre tal cual soy. Con la esperanza de enderezar un camino turbio y redimiendo cada parapeto de mi vida.

En el creeré desde lo más profundo de mi ser, porque sin él, mi voluntad no tendría sentido y a pesar de mil elucubraciones de mi vida, cerrando mis ojos llegare a la única conclusión sensata, Dios me ama y es lo único que importa. Dios te ama y hoy es momento de disfrutarlo.

 

Autor: Alejandro Larco

 

 

En tus manos está el control de tu vida

Elpoderentusmanos

En tus manos está el control de tu vida, porque a pesar de que una acción es inspirada a través de un pensamiento, el poder verdadero de una acción radica primeramente en tus manos. Después, la consecuencia [..]

Puede ser que esto te haga pensar, un claro ejemplo:

Luego de una mala discusión con otra persona, deberás tomar una decisión, seguido a una acción. Ante ello, enfrentaras miles de pensamientos que invadirán tu mente sin pedir permiso y sin mostrar respeto alguno por ti. Y que tal vez solo un pensamiento sea agradable ante la gran lluvia de ideas que rondaran por tu mente.

Solo tendrás unos pocos segundos para decidir, “porque a veces actuamos por inercia y nos dejamos llevar por esa sensación que recorre nuestro cuerpo y aunque luego sea tarde, no abra tiempo para remediar la acción ejecutada”.

Esa fue la razón que se me ocurrió escribir estas palabras, que sirva para pensar y luego reflexionar sobre nuestra vida. Recordar aquellos momentos que hemos tenido que enfrentar, y preguntarnos:

¿Cómo actuamos aquella vez? ¿Es necesario cambiar nuestra manera de ejecutar las acciones? ¿Somos débiles cuando enfrentamos una adversidad y actuamos de manera impulsiva?

Todas estas preguntas serán necesarias y deberán ser respondidas con total seriedad y humildad. Busca en ti aquella debilidad y supera con amor toda adversidad.

Porque uno nunca sabe, si en algún momento de la vida con un solo abrazo podamos salvar la vida de alguien o la nuestra.

 

Autor: Alejandro Larco

Huracán Harvey // Reflexión

HARVETREFLEXION
#FuerzaHouston

Luego de lo que ocurrió el fin de semana pasado con el huracán Harvey, vuelvo a la escritura. Y es necesario tocar este punto y hallar una reflexión en lo profundo de este gran suceso que impacto en la ciudad de Houston.

Cuando ocurren estos acontecimientos, donde el ser humano no tiene control sobre la situación, es cuando nos damos cuenta cuán importante es ser solidario con el prójimo. Es cuando valoramos nuestras vidas, la de nuestra familia, la de nuestros vecinos, cuando perdemos la vergüenza, y sentimos la necesidad completa de hacer algo por la sociedad.

De querer salvar una vida, sin importar si esto nos lleve a correr grandes riesgos. Perdemos el prejuicio de mirar de que raza, color, religión o si habla en otro idioma. Encontramos la manera de comunicarnos, porque lo único que importa en ese momento crucial es la de dar la mano a quien la necesite.

Pero ¿porque esperar a que suceda algo para cambiar nuestra manera de actuar?

Tal vez no halla respuestas para esta pregunta. Pero así, como cada individuo que decidió salvar la vida de alguien arriesgando la suya, o decidió ser voluntario en los centros de refugios trabajando más de 12 horas por los afectados, o aquellos que decidieron compartir la poca comida que tenían para beneficiar a los más necesitados, también tenemos la potestad de elegir cambiar nuestra manera de pensar, de actuar sobre otros en momentos donde el clima se encuentre estable.

Tal vez, sin esperar a que otra persona lo haga primero, dar los buenos días y sonreír a otro ser humano pueda de apoco cambiar la historia de este mundo. Y aunque suene cliché esta palabra, no me cansare de repetirla. “En la unión del ser humano hacia él prójimo, podremos encontrar la paz”. Aquella paz que encontramos al ayudar a otro ser.

Esto fue más que un pensamiento, tenía la necesidad de reflexionar sobre lo ocurrido y compartirlo con ustedes.

 

Alejandro Larco

Regálame otra oportunidad

Regálame otra oportunidad 08.26.2015 PNG

Cuán difícil nos resulta confiar, cuando sentimos que todo está perdido. Peor aún es cuando depositamos nuestro último aliento, en alguien que nos dio la espalda. Sigo pensando que si en algún momento de la vida, algún libro fuese publicado explicando de varias maneras cómo curar las heridas que se encuentran en lo profundo del ser, soy consciente que, ese libro valdría millones de dólares.

Este mensaje logré comprenderlo una noche, cuando me encontraba en el sofá bebiendo un Martini que no me hacía efecto. No pude evitar abrir el Whisky que mi abuelo guardaba para una ocasión especial.

Necesitaba olvidar las heridas y la soledad que siempre me acompañaba en el largo peregrinaje de mi vida. Muchas veces me esforzaba en mantener mi mente en blanco (lo único valioso que tenía en la vida).

Es tarde para lamentarse, pero… ¿Por qué no valoré ese maravilloso regalo que la vida me ofreció?

En ese momento, mi única respuesta fue… Y es que el sufrimiento durante años (al percibir que todo cambiaba), no pude valorarlo y se me escapó de las manos. Me cansé de soñar, me cansé de pensar. Mi mente y pensamientos invadieron mi vida radicalmente. Me destruyeron poco a poco, sin saber qué hacer. Creer en Dios se  ha convertido en un martirio. Creer, confiar… está lejos de mis nuevos planes. Aunque alguna vez en mi corta vida pude hacerlo.

¿Quién soy? ¿Qué es lo que quiero para mi vida? Muchas preguntas, ninguna respuesta.

Despertar de esta tormenta es lo único que deseo. Despertar y abrazar la realidad de mi vida. Enfrentar mis temores, miedos y fracasos. Estoy cansado de fracasar. ¿Cuándo se terminará todo este sufrimiento?

Solo escucha mi voz que desespera al intentar escucharte. Dame otra oportunidad ¡Quiero volver a Intentarlo!

Nota del autor: Estas palabras fueron escritas en un momento de la vida, en cual no comprendía mi existencia. Donde no podía controlar mis pensamientos y necesitaba respuestas para ubicar mis pasos en el camino que la vida misma quisiera que estuviera. Dándome cuenta, que nunca es tarde para volver a intentarlo.