Hoy quiero hablarte

 

Hoy puede ser el comienzo de algo maravilloso, y quiero entregar esta invitación exclusiva solo para ti.

Es un lugar inimaginable, que pocas personas logran acceder y se encuentra ubicado muy lejos, y es muy diferente al mundo en el cual te encuentras viviendo.

Es un lugar donde la perfección es lo único que se puede descubrir. Puedo entender que tal vez, te preguntes: ¿Perfección? ¿Es eso posible? Sigue leyendo “Hoy quiero hablarte”

Anuncios

Querido amigo […]

Amigo, he tomado una decisión para acabar con el sufrimiento que por años convive dentro de mí.  Y es muy simple, tal vez por mucho tiempo no he querido mirar la solución a años de discordia. Pero aquí estoy, confesando ante ti, por medio de esta carta mi dolor.

La verdad es que, las ganas de vivir desaparecen paulatinamente. No puedo evitar escribir estas palabras, tal vez una manera de desahogarme. ¿A quién más podría escribir esta carta? No se me ocurre a ninguna otra persona, que solo a ti, querido amigo. Palabras desoladas escondidas en este sobre, y que con el viento logro envolver para que a ti sea entregada. La vida arraso con desesperación mi camino, mis pasos cada vez son más pesados, y eso hace que me sea difícil poder caminar.

Querido amigo ... 06.09.2013 - FOTO 1

Muchos fueron los que me llamaron cobarde, y muy pocos los que quisieron abrazarme. A pesar de todo eso, he aprendido cosas de la vida, y puedo decir que el sufrimiento ha sido mi mejor compañía. Querido amigo, estas palabras son para ti. He intentado dejar de pensar, pero es inútil…

Te necesito. Mi angustia invade mi sentir, no permitiendo escapar de mi tortura. Deseo desde lo profundo de mi ser gritar tan fuerte, para que mis pensamientos se ahoguen en el abismo que hay entre mi vida, y la soledad.

Creí haber encontrado la razón por la cual vivir, el deseo de despertar cada mañana sabiendo que no estaría solo. Y noches largas a su lado, acompañándome incondicionalmente. Sin saber que eso acabaría en un abrir y cerrar de ojos. Entregue mi vida, confianza y corazón. Y hoy me encuentro escapando de todo aquello que arrasó con la poca esperanza que tenía.

—¡Amigo mío! Cuán desesperado me encuentro. Nunca pensé tener que pasar por este infierno. Necesito paz. Me gustaría encontrar aquella paz, que solo tu amigo mío, puedes brindar.

—Oh amigo mío, solo abrázame. Mi dolor persiste en adueñarse de mi voluntad. No desea marcharse.

Querido amigo, estas últimas palabras de desesperación, quiero entregarlas a ti. Porque tuyo fue aquel consejo, cuando me advertías el peligro que corría mi vida, que debía alejarme de aquello que me hacia daño, que dejara de pensar, que corriera lejos para evitar el sufrimiento que hoy en día, invadió completamente mi vida.

Querido amigo ... 06.09.2013 - FOTO 2

Solamente deseaba ser feliz, nada más le pedía a esta vida. Solamente deseaba sonreír… solamente deseaba un abrazo. Hoy me despido, hoy quiero desaparecer en el abismo que poco a poco logro dominar mi corazón, apoderándose de cada sentimiento y ocultándose muy dentro de mí.

 

¿A quién le miento? Si amigos no tengo… mis palabras se apagan lentamente…   Solo intentaba desahogarme, quería gritar, pero en mi interior logré explotar. Hoy   ya   no deseo nada, mis fuerzas se apagan.

Atentamente:      La Jirafa Solitaria … que alguna vez confió en la vida. 

Querido amigo ... 06.09.2013 - FOTO 3

 

No eres el único que se siente así —dijo el Caballo. Si deseas suicidarte, respetare tu decisión, pero antes necesito que escuches estas palabras.

Me encontraba observando atentamente cada palabra que desde el fondo de tu corazón salía, la vida es injusta cuando nuestros pensamientos invaden nuestra alma abatida.  Pero déjame decirte que no es el fin. 

¿Quieres gritar? Solo hazlo, pero cuando grites, tienes que hacerlo fuerte, muy fuerte, sin dejar nada en tu interior.  

Ven y acércate a mi lado, lo haremos juntos.   

No te ahogues en tu sufrimiento, y quitándote la vida no te hará escapar de tu realidad. Solo tienes que aceptar cada parte de ti, y amarte sobre todas las cosas. No vivas pendiente de lo que por ti hagan, solo vive tu vida que es única.  

Eres una hermosa Jirafa y única. Eres alta y caminas en libertad en medio de toda la selva. Tu mirada alcanza a niveles inimaginables para mí. Tu mirada alcanza el cielo, que tan lejano yo lo encuentro.

¡Vamos, animo!!!  La vida continua, ven… no somos iguales, pero esta hermosa naturaleza nos colocó a los dos en el momento justo.  

Vivamos nuevas aventuras, exploremos este hermoso paisaje. 

Recuerda que lo más importante no es escapar de la realidad, sino enfrentarla con autoridad, para así lograr encontrar la solución. 

Querida Jirafa, si realmente deseas suicidarte yo no lo impediré, pero yo estaré aquí por si quieres salir a correr fuertemente por toda esta bella naturaleza.

¡AMIGO MIO, AQUÍ ESTOY YO!

 

Mi nombre es Alejandro, y espero que este pequeño relato nos haga reflexionar logrando aceptar nuestra realidad, y así encontrar la solución a cualquier problema.

Si piensan que la solución es escapar, les comunico que están equivocados y el mayor amor que existe entre nosotros es la unión y comunicación con nosotros mismos.

No están solos, ni tampoco solas en este mundo. Intenten mirar más allá de lo que logran ver sus ojos, y hagan caso a aquel sentimiento que se encuentra guardado en lo profundo de su corazón. Esta vida es hermosa, y no tiene sentido deprimirse por eso.

Es difícil, lo sé. Cada día son diferentes, pero lo lindo de todo esto es intentar que cada día sea maravilloso.  Sin más nada que decir, les deseo muy buenas tardes y les regalo un fuerte abrazo de mi parte.

Ama a tu prójimo como a ti mismo. El amor no perjudica al prójimo.

Romanos 13:10

Autor: Alejandro Larco, Escritor de un Camino Dulce

 

 

En tus manos está el control de tu vida

Elpoderentusmanos

En tus manos está el control de tu vida, porque a pesar de que una acción es inspirada a través de un pensamiento, el poder verdadero de una acción radica primeramente en tus manos. Después, la consecuencia [..]

Puede ser que esto te haga pensar, un claro ejemplo:

Luego de una mala discusión con otra persona, deberás tomar una decisión, seguido a una acción. Ante ello, enfrentaras miles de pensamientos que invadirán tu mente sin pedir permiso y sin mostrar respeto alguno por ti. Y que tal vez solo un pensamiento sea agradable ante la gran lluvia de ideas que rondaran por tu mente.

Solo tendrás unos pocos segundos para decidir, “porque a veces actuamos por inercia y nos dejamos llevar por esa sensación que recorre nuestro cuerpo y aunque luego sea tarde, no abra tiempo para remediar la acción ejecutada”.

Esa fue la razón que se me ocurrió escribir estas palabras, que sirva para pensar y luego reflexionar sobre nuestra vida. Recordar aquellos momentos que hemos tenido que enfrentar, y preguntarnos:

¿Cómo actuamos aquella vez? ¿Es necesario cambiar nuestra manera de ejecutar las acciones? ¿Somos débiles cuando enfrentamos una adversidad y actuamos de manera impulsiva?

Todas estas preguntas serán necesarias y deberán ser respondidas con total seriedad y humildad. Busca en ti aquella debilidad y supera con amor toda adversidad.

Porque uno nunca sabe, si en algún momento de la vida con un solo abrazo podamos salvar la vida de alguien o la nuestra.

 

Autor: Alejandro Larco

Huracán Harvey // Reflexión

HARVETREFLEXION
#FuerzaHouston

Luego de lo que ocurrió el fin de semana pasado con el huracán Harvey, vuelvo a la escritura. Y es necesario tocar este punto y hallar una reflexión en lo profundo de este gran suceso que impacto en la ciudad de Houston.

Cuando ocurren estos acontecimientos, donde el ser humano no tiene control sobre la situación, es cuando nos damos cuenta cuán importante es ser solidario con el prójimo. Es cuando valoramos nuestras vidas, la de nuestra familia, la de nuestros vecinos, cuando perdemos la vergüenza, y sentimos la necesidad completa de hacer algo por la sociedad.

De querer salvar una vida, sin importar si esto nos lleve a correr grandes riesgos. Perdemos el prejuicio de mirar de que raza, color, religión o si habla en otro idioma. Encontramos la manera de comunicarnos, porque lo único que importa en ese momento crucial es la de dar la mano a quien la necesite.

Pero ¿porque esperar a que suceda algo para cambiar nuestra manera de actuar?

Tal vez no halla respuestas para esta pregunta. Pero así, como cada individuo que decidió salvar la vida de alguien arriesgando la suya, o decidió ser voluntario en los centros de refugios trabajando más de 12 horas por los afectados, o aquellos que decidieron compartir la poca comida que tenían para beneficiar a los más necesitados, también tenemos la potestad de elegir cambiar nuestra manera de pensar, de actuar sobre otros en momentos donde el clima se encuentre estable.

Tal vez, sin esperar a que otra persona lo haga primero, dar los buenos días y sonreír a otro ser humano pueda de apoco cambiar la historia de este mundo. Y aunque suene cliché esta palabra, no me cansare de repetirla. “En la unión del ser humano hacia él prójimo, podremos encontrar la paz”. Aquella paz que encontramos al ayudar a otro ser.

Esto fue más que un pensamiento, tenía la necesidad de reflexionar sobre lo ocurrido y compartirlo con ustedes.

 

Alejandro Larco

Haz de tu vida un sueño

Quiero comenzar a escribir esta entrada, con una frase que hace varios años ha estado presente en mis pensamientos. La frase es la siguiente y es de un escritor que seguramente muchos conocerán; “Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad” Frase célebre de Antoine de Saint-Exupéry.

Haz de tu vida un sueño 05.28.2016 PNG

¿Por qué empezar con esta frase? 

Aquella frase fue la razón de escribir, hace varios años. Era una manera de poder desahogarme de mi realidad, al no poder soportarla. Cada día que pasaba, sentía dentro de mí una especie de tormenta de manera permanente que no dejaba de cesar dentro de mi corazón. Con la esperanza de creer, que al día siguiente sería una oportunidad para mejorar. Aunque nunca hacía nada para poder lograrlo.

Esperar sentado a que un milagro ocurra en mi vida, estaba totalmente equivocado. Es cierto, ese milagro podía ocurrir, pero no de esa manera.

Tenía dos opciones:

La primera era seguir sentado esperando que algún día ese milagro llegue a mi vida (muy poco conveniente, pero era mi realidad).

Y la segunda opción y más dolorosa, era aceptar mi realidad y luchar (sé muy bien que no es fácil y mucho menos cuando tu vida en simple palabras «es un infierno»). Pero el cambio de una persona empieza cuando abrimos bien nuestros ojos, y decidimos ir en busca de nuestra felicidad. Sin importar de los prejuicios que podemos recibir en nuestro caminar. Es muy importante comprender, la necesidad de ir formando poco a poco nuestro camino hacia el éxito. Es lo que quieres ¿Cierto? 

¿Cuál es tu sueño?

Si logras responder rápidamente, entonces tienes bien en claro que es lo que quieres para tu vida. Es necesario que comprendas que no deberás depender de nadie y que solamente tú tienes el poder para lograrlo.

Si tu respuesta tardo un poco más del minuto, entonces primeramente es el momento de poner pausa en tu vida y pienses bien que es lo que quieres, que es lo que realmente te puede hacer feliz. No te preocupes si tardas una semana, o varias en averiguarlo. Es necesario realizar esta tarea y tomar el tiempo necesario para averiguar cuál será el sueño a cumplir.

Una vez que logres saber con claridad el motivo de tu vida, de tus sueños y anhelos. Quiero que dejes de poner excusas a la hora de proponerte a dar tus primeros pasos hacia tu meta. Por qué así cuando realizas pequeños pasos agradables hacia el camino de tus sueños, si pones excusas para no hacerlo aun cuando sean diminutas, estarás retrasando el propósito de tu vida. Y créeme, que no será fácil volver a empezar.

Nunca es tarde y debes saberlo. ¡Nunca es tarde para mejorar! Pero no abuses de esa libertad, y no pierdas tiempo.

Benjamín Franklin dijo; No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Es momento de levantarse, es momento de mejorar nuestra realidad.

«Muchos que son primeros serán últimos; y los últimos, primeros. –Dijo Jesús.»

Como siempre, he creado un vídeo relacionado sobre el artículo, para que puedan disfrutarlo de manera visual.

 

Autor: Alejandro Larco

Regálame otra oportunidad

Regálame otra oportunidad 08.26.2015 PNG

Cuán difícil nos resulta confiar, cuando sentimos que todo está perdido. Peor aún es cuando depositamos nuestro último aliento, en alguien que nos dio la espalda. Sigo pensando que si en algún momento de la vida, algún libro fuese publicado explicando de varias maneras cómo curar las heridas que se encuentran en lo profundo del ser, soy consciente que, ese libro valdría millones de dólares.

Este mensaje logré comprenderlo una noche, cuando me encontraba en el sofá bebiendo un Martini que no me hacía efecto. No pude evitar abrir el Whisky que mi abuelo guardaba para una ocasión especial.

Necesitaba olvidar las heridas y la soledad que siempre me acompañaba en el largo peregrinaje de mi vida. Muchas veces me esforzaba en mantener mi mente en blanco (lo único valioso que tenía en la vida).

Es tarde para lamentarse, pero… ¿Por qué no valoré ese maravilloso regalo que la vida me ofreció?

En ese momento, mi única respuesta fue… Y es que el sufrimiento durante años (al percibir que todo cambiaba), no pude valorarlo y se me escapó de las manos. Me cansé de soñar, me cansé de pensar. Mi mente y pensamientos invadieron mi vida radicalmente. Me destruyeron poco a poco, sin saber qué hacer. Creer en Dios se  ha convertido en un martirio. Creer, confiar… está lejos de mis nuevos planes. Aunque alguna vez en mi corta vida pude hacerlo.

¿Quién soy? ¿Qué es lo que quiero para mi vida? Muchas preguntas, ninguna respuesta.

Despertar de esta tormenta es lo único que deseo. Despertar y abrazar la realidad de mi vida. Enfrentar mis temores, miedos y fracasos. Estoy cansado de fracasar. ¿Cuándo se terminará todo este sufrimiento?

Solo escucha mi voz que desespera al intentar escucharte. Dame otra oportunidad ¡Quiero volver a Intentarlo!

Nota del autor: Estas palabras fueron escritas en un momento de la vida, en cual no comprendía mi existencia. Donde no podía controlar mis pensamientos y necesitaba respuestas para ubicar mis pasos en el camino que la vida misma quisiera que estuviera. Dándome cuenta, que nunca es tarde para volver a intentarlo.